Col·lectiu Emma - Explaining Catalonia

Tuesday, 3 september 2013

Español

(SIN) NOTÍCIAS DE CATALUNYA

Novedades en la ruta catalana hacia la independencia

Las informaciones provenientes de España se han centrado en los últimos meses en los incesantes efectos que la crisis está provocando en ese país – aumento de la deuda, una tasa de desempleo altísima y pocos o inexistentes indicios de recuperación económica. Los graves escándalos de corrupción, en los que están especialmente implicados la familia real y altos cargos del partido del gobierno, también han alimentado los grandes titulares. Y para colmo, hemos asistido a la reaparición del viejo conflicto – Gibraltar – al que todos los gobiernos españoles recurren cuando necesitan distraer la atención de sus súbditos para que no piensen en sus problemas y para que no adviertan la incapacidad del gobierno para resolverlos.

Por otra parte, la situación política de Cataluña ha quedado generalmente fuera de estos temas. Hace tan sólo un año, todos los principales medios de comunicación internacionales publicaron informaciones sobre la manifestación a la que asistieron un millón y medio de personas en Barcelona, y muchos publicaron artículos de opinión sobre la, al parecer, imparable petición catalana de independencia – de la cual no se ha oído hablar mucho desde entonces. Podríamos llegar a la conclusión de que aquel impulso ha desaparecido y que tras una explosión inicial de entusiasmo, el sueño de libertad nacional se ha desvanecido.

***

Existen muchos motivos por los que no hay que considerar que el proyecto político catalán ha perdido vigencia. En primer lugar, la ciudadanía no deja escapar ninguna oportunidad para manifestar su firmeza. Todas las encuestas de opinión, incluyendo las que posiblemente estén sesgadas realizadas por instituciones oficiales españolas o a petición de medios que normalmente no muestran su simpatía por la causa, indican que el apoyo al derecho de los catalanes a decidir su propio futuro permanece alrededor del ochenta por ciento. Esta tendencia se confirma por la proliferación de actividades de base – cada día en algún lugar de Cataluña la presentación de un libro, un acto público, una reunión en un ayuntamiento o una concentración social se convierten en una oportunidad para debatir los pros y contras de la independencia.

Y mientras la gente aprovecha todas las oportunidades para dar a conocer sus ansias de cambio, sus representantes políticos trabajan para darles un canal formal mediante el cual puedan expresar su opinión. En noviembre de 2012, se eligió un nuevo gobierno que recibió el mandato de preguntar a los catalanes, mediante un referéndum, qué clase de estatus político desean para su país. Para hacerlo, cuenta con un amplio apoyo parlamentario. Aparte de sus desacuerdos naturales, grupos tan dispares como los democratacristianos y la izquierda verde, y otros que se encuentran en el espacio político existente entre ellos, están unidos por esta petición. Actualmente, los que coinciden con la postura española de rechazar una consulta pública sobre el asunto son sólo una quinta parte de los miembros del Parlamento, mientras que cerca de dos tercios están claramente a favor de consultar la opinión del pueblo.

A la vista de estas cifras, el presidente catalán, Artur Mas, goza de total justificación para seguir la hoja de ruta que la coalición gobernante y los grupos que le apoyan han redactado para el gobierno actual. En el mes de enero pasado, el Parlamento aprobó por una mayoría de casi dos tercios una declaración formal de soberanía en la que reafirma los derechos colectivos de los catalanes como nación. Como es de suponer, el gobierno español lo rechazó y la cuestión se encuentra actualmente en el Tribunal Constitucional de Madrid. Sabiendo a quien muestran lealtad los magistrados, existen pocas dudas sobre la eventual sentencia que pronunciarán y en cualquier caso pocas personas muestran preocupación por ello.

En un ámbito de tipo más práctico, se ha iniciado un proceso para crear una autoridad tributaria independiente responsable de gestionar todos los ingresos fiscales recaudados en Cataluña. La supervivencia del modelo económico y social catalán requiere el control de los fondos públicos, de los que actualmente se apropia el gobierno español que los destina primordialmente a cumplir sus propios fines más que a cubrir las necesidades de la sociedad en que se genera la riqueza. En enero se creó un grupo de expertos para estudiar los temas legales y prácticos relacionados y para recomendar opciones viables. Está previsto que su informe salga a la luz a finales del presente año.

En febrero, se creó otro comité, denominado Consejo Asesor para la Transición Nacional. Se encargó a sus miembros, todos ellos expertos académicos con una gran reputación en distintos campos, que planearan un proceso conducente a la plena soberanía, incluyendo el diseño de un futuro gobierno catalán y los pasos previos durante el periodo transitorio. Acaban de presentar el primero de los distintos informes que elaborarán, justificando la necesidad de preguntar a los catalanes sobre la clase de relación que desean tener con España, identificando las opciones legales para poder convocar un referéndum y sugiriendo otras acciones prácticas en distintos ámbitos.

Fuera de la esfera oficial, la incómoda relación con España también es objeto de un debate continuo en la sociedad catalana. Hace tiempo que, desde distintos puntos de vista, individuos, grupos de la sociedad civil, instituciones académicas, asociaciones profesionales, sindicatos y organizaciones empresariales se han reunido para sopesar las incertidumbres de un futuro independiente en contraposición a las sombrías certezas del actual callejón sin salida político.

Por ello, cada vez hay más argumentos para estar a favor de la posición catalana. Basándose en ellos, y confiando en un fuerte respaldo político y popular, el presidente Artur Mas también ha podido comprometerse a trasladar formalmente al presidente español Mariano Rajoy la petición de los catalanes de celebrar un plebiscito. El 26 de julio se remitió una carta solicitando la colaboración del gobierno español para encontrar, dentro del marco legal existente, una fórmula que permita celebrar un referéndum sobre si Cataluña debe seguir formando parte de España o bien convertirse en un país independiente.

***

Mientras que por parte catalana se siguen acumulando argumentos, en España parece que nadie toma en consideración una apertura que podría desbloquear la situación. El gobierno Rajoy sigue estancado en la frustrante línea de invocar la constitución española – o una lectura parcial de la misma – para obstruir todas las propuestas procedentes de Cataluña, sin importar que se expresen de modo legítimo o respetuoso. Al mismo tiempo, sigue una estrategia hostil hacia Cataluña– utilizando el control que ejerce sobre los fondos públicos para mantener un devastador control absoluto sobre la administración catalana; lanzando una ofensiva recentralizadora con el pretexto de reestructurar la administración; adoptando leyes y normativas que invaden ámbitos que pertenecen a las competencias transferidas a las regiones; intensificando la habitual campaña contra los símbolos y las expresiones culturales catalanas, y consintiendo, cuando no fomentando, un peligroso clima de hostilidad contra los catalanes en toda España, utilizando también las redes sociales y los principales medios de comunicación.

Esta estrategia de mantenerse en el terreno político y a la vez incrementar la presión sobre Cataluña en todos los frentes puede ser contraproducente, ya que puede llevar la situación a un punto de no retorno y forzar un movimiento unilateral por parte catalana. Los catalanes han dejado muy claro que desean ser oídos. Sus representantes están decididos a defender el derecho de las personas a votar, y a conseguir que ello suceda de un modo u otro. Algunas voces internacionales respetadas preguntan por qué y en base a qué supuesto principio un estado occidental avanzado puede oponerse a ese acto básico de democracia que supone dejar que el pueblo hable. Sólo cabe esperar que la clase política española reconozca finalmente la realidad y la urgencia del problema catalán y haga un esfuerzo honrado para encontrar una solución acordada. El primer paso indispensable, aunque sea como señal de buena voluntad, sería un plan mayoritariamente aceptable para celebrar un referéndum en Cataluña.

Mientras, el proceso catalán sigue adelante con paso firme. Se trata primordialmente de una lucha tranquila, que se va desarrollando utilizando argumentos racionales, un diálogo abierto y propuestas realistas. Esta podría ser la razón por la que puede ir pasando desapercibido hasta que en alguna ocasión especial – la Fiesta Nacional Catalana, el 11 de septiembre, está a la vuelta de la esquina – tenga lugar algún acto masivo o algún acto de afirmación para recordar que el sueño sigue estando plenamente vivo. Así que aún no hay que dejar de mirar hacia Cataluña. Sus ciudadanos están totalmente decididos a construir un futuro mejor para su nación.

(Traducción de M.Eugènia Bentanachs a partir del original en inglés)


Very bad Bad Good Very good Excellent
carregant Loading




Lectures 3909 visits   Send post Send


Col·lectiu Emma - Explaining Catalonia

Col·lectiu Emma is a network of Catalans and non-Catalans living in different countries who have made it their job to track and review news reports about Catalonia in the international media. Our goal is to ensure that the world's public opinion gets a fair picture of the country's reality today and in history.

We aim to be recognized as a trustworthy source of information and ideas about Catalonia from a Catalan point of view.
[More info]

quadre Traductor


quadre Newsletter

If you wish to receive our headlines by email, please subscribe.

E-mail

 
legal terms
In accordance with Law 34/2002, dated 11 July, regarding information services and electronic commerce and Law 15/1999, dated 13 December, regarding the protection of personal data, we inform you that if you don’t wish to receive our newsletter anymore, you can unsubscribe from our database by filling out this form:









quadre Hosted by

      Xarxa Digital Catalana

Col·lectiu Emma - Explaining Catalonia