Col·lectiu Emma - Explaining Catalonia

Wednesday, 22 january 2014

Español

2014: ¿Ha llegado el momento de que actores externos ayuden a conducir el proceso catalán?

Los catalanes han emprendido un camino que podría llevarles a la independencia de su nación respecto de España. Los motivos que esgrimen para querer emprender este camino – históricos, culturales, económicos, sociales y políticos – se han explicado con profusión y cada vez existen más sectores que reconocen su validez. Algunos han tomado la decisión de buscar una alternativa al actual marco político cuando han visto que todas las propuestas para contribuir a reformar el Estado hasta convertirlo en una verdadera "nación de naciones" son rechazadas, a menudo con el agravio añadido de un tratamiento humillante. Y, últimamente, con un endurecimiento de las posturas del otro lado y con una tendencia a retroceder hacia políticas intolerantes que recuerdan el tiempo pasado de la dictadura que se supone que España ha superado. Muchos piensan que no actuar ahora significaría aceptar el papel de subordinación que el orden español establecido reserva, actualmente y a lo largo de la historia, a Cataluña y el resultado final sería sucumbir al plan de asimilación completa elaborado por España.

Ahora, los catalanes han diseñado su propio plan, y hasta ahora han mostrado al mundo cómo deberían hacerse las cosas. Con paciencia, actuando sólo después que sus propuestas hayan sido rechazadas reiteradamente. De manera inclusiva, confiando en las fuerzas de todos los segmentos de la sociedad y sin rechazar a nadie por motivo alguno. De manera pacífica, saliendo a la calle cientos de miles de personas para declarar su determinación, sin mostrar ninguna hostilidad hacia los demás y rechazando cualquier forma de violencia. De manera democrática, ya que sus representantes electos actúan conforme a los deseos del pueblo en lugar de dictar el programa desde arriba, y consiguiendo unir a socios improbables de derecha e izquierda en una amplia coalición. De manera responsable, con la mayoría de las fuerzas políticas – excluyendo sólo a las que se han excluido a sí mismas desde el principio – trabajando para conseguir un acuerdo y llevar el proceso hacia adelante. Y con una mentalidad abierta: incluso ahora, los líderes catalanes se ofrecen a explorar con sus homónimos españoles todas las opciones de un acuerdo en lugar de enrocarse y llevar a cabo acciones unilaterales. Si eso no tiene todos los elementos de una revolución de terciopelo, ¿qué es, entonces?

2014 será un año crucial para Cataluña. Todos los indicios – el equilibrio de fuerzas políticas en el Parlamento, la constancia en los resultados de todas las encuestas de opinión y las impresionantes manifestaciones, por no hablar de la falta de alternativas fiables por el bando unionista – indican que se ha llegado a un punto de inflexión. La mayoría de catalanes desean un verdadero cambio, y sus representantes se han comprometido a poner los medios para que decidan hacia dónde tiene que ir ese cambio. Su propuesta– y la manera obvia de disipar todas las dudas sobre las intenciones de los catalanes ¬– es un referéndum sobre la cuestión, muy parecido al que está previsto que se celebre en Escocia en el mes de setiembre. Fuera de las fronteras de España nadie cuestiona seriamente la legitimidad de esta manera de actuar. Y sin embargo las instituciones españolas – con el gobierno y la oposición unidos en una demostración inquietante de intransigencia sobre este aspecto – se empeñan en impedirlo. Así es como están las cosas a principios del nuevo año – en un punto muerto muy complicado.

***

Hasta ahora, la respuesta oficial en los círculos internacionales es que la situación catalana es un asunto interno de España. Sin embargo, todos saben que independientemente de la manera en que se desarrollen los acontecimientos, las consecuencias no se detendrán en la frontera y que, si se deja que se eternice, la incertidumbre actual será perjudicial para todos – en Cataluña, en España y más allá. Si la parte española no quiere moverse y si se siguen bloqueando por razones técnicas, o simplemente se ignoran, todas las propuestas procedentes de Cataluña será necesaria alguna clase de implicación de terceras partes a fin de deshacer el punto muerto. Los buenos oficios de actores externos podrían ayudar realmente a España a llegar a su punto de inflexión. Por mucho que se resistan a la idea, la gente de allá y también los políticos tendrán que aceptar el hecho de que, parafraseando las palabras del primer ministro Cameron sobre Escocia, no se puede mantener a los catalanes en España contra su voluntad.

De momento probablemente no se necesitaría más que cierta dosis de diplomacia discreta. Los actores extranjeros, que tienen una influencia evidente sobre una España económicamente frágil y políticamente herida, podrían utilizar esta influencia para empujar a sus políticos a hacer una cosa sensata. Ya se ha producido algún gesto público en este sentido y probablemente también algunos en privado. Aunque, incluso en estos primeros momentos, no estaría fuera de lugar un toque de atención más serio. Especialmente para garantizar que no haya juego sucio – y, esperemos, que no haya violencia – por parte de aquellos que creen que sus intereses pueden verse amenazados por lo que elijan los catalanes.

Y también todos deberían tener muy claro que las cosas han llegado a un punto en que cualquier intento de dejar de lado al pueblo catalán – negándole el derecho a hablar, aplicando tácticas intimidatorias a sus líderes o intentando alguna maniobra de última hora a puerta cerrada – no ayudará a resolver el problema sino que sólo lo pospondría y lo agravaría. El único resultado aceptable desde un punto de vista democrático en este momento es una votación, y el objetivo inmediato de todos debería ser ayudar a encontrar el camino para que los catalanes puedan expresarse. Y entonces, si realmente deciden que quieren un estado independiente, será responsabilidad de todos vigilar el proceso subsiguiente a fin de garantizar que prevalga la voluntad del pueblo expresada libremente.


(Traducción de M.Eugènia Bentanachs a partir del original en inglés)


Very bad Bad Good Very good Excellent (2 vòtes)
carregant Loading




Lectures 3244 visits   Send post Send


Col·lectiu Emma - Explaining Catalonia

Col·lectiu Emma is a network of Catalans and non-Catalans living in different countries who have made it their job to track and review news reports about Catalonia in the international media. Our goal is to ensure that the world's public opinion gets a fair picture of the country's reality today and in history.

We aim to be recognized as a trustworthy source of information and ideas about Catalonia from a Catalan point of view.
[More info]

quadre Traductor


quadre Newsletter

If you wish to receive our headlines by email, please subscribe.

E-mail

 
legal terms
In accordance with Law 34/2002, dated 11 July, regarding information services and electronic commerce and Law 15/1999, dated 13 December, regarding the protection of personal data, we inform you that if you don’t wish to receive our newsletter anymore, you can unsubscribe from our database by filling out this form:








quadre Hosted by

      Xarxa Digital Catalana

Col·lectiu Emma - Explaining Catalonia